lunes, 13 de junio de 2011

Los caballeros fantasma de Odín

COMPAÑAS, HUESTES Y PUEBLOS DE LA NOCHE

Por las noches se escuchaban gritos y algarabías de una gran hueste corriendo por los cielos, como en una gran batalla que se librase entre las nubes.

Decían los más ancianos que se trataba de una compaña de almas condenadas y demonios, dirigidos por la Vieja de las Viejas -Dama Holle- y por un dios pagano salido de los mismos infiernos... Se llamaba la Cabalgada de Odín...




En la tradición germánica existe la leyenda relativa a que ciertos difuntos escogidos acompañarán a Odinn en el Rajnarok o batalla final, en la cual los dioses van a enfrentarse con las fuerzas malignas. Pese a todos los esfuerzos, los agentes del Mal resultarán vencedores en esa lid postrera, con lo que se cerrará definitivamente un nuevo ciclo de entre los muchos que, desde el principio de los tiempos, se mantienen en el universo.

Aquellos guerreros difuntos cuyos espíritus fueron recogidos en su momento por las valkirias, son los einherjar sobrenaturales, cuya fuerza o energía sagrada proviene de la propia divinidad inspiradora, Odinn. Los berserker o berserkir, combatientes poseídos por un furor supremo -y asimismo sagrado- que los hace invencibles, son sus herederos terrenales.

Los antiguos germanos -según Mircea Eliade- llamaban wut a esa fuerza sagrada, la cual equivalía al fenómeno conocido por los antiguos irlandeses como ferg y también a la menós descrita por Homero.

Tal como se describe en el Taîn Bô Cuâlnge, el héroe irlandés Cuchulainn se veía, al combatir, poseído por una energía tumultuosa y ardiente. Eso le permitió -cuando todavía era un niño pequeño- acabar con tres afamados guerreros de una sola sentada.

Pues bien, esa terrible fuerza es la que anima también, al parecer, a las hordas de seres que durante la noche cabalgan por los aires.

En los primeros momentos los testimonios hablan, así, de una tropa de demonios furiosos que vagaban por los cielos, encabezados por la gigantesca figura de su jefe, al que siguiendo la tradición antes citada procedente de tantos relatos legendarios extraídos de las viejas sagas, se identificaba con Odinn al frente de sus einherjar.

Todos huían al escuchar el estruendo de los muertos lanzados en tromba por los aires, ya que aquél ejército de fantasmas amenazaba con arrastrar a cuantos incautos encontrase a su paso.

Pero, ¿desde cuando tenemos testimonios de esa actividad sobrenatural?

Extracto del libro Ejércitos de muertos y viajes al Otro MundoJ.L.Cardero

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...