miércoles, 29 de diciembre de 2010

La piedra de Bluetooth

En 1994, la compañía Ericsson Mobile Communications inició el estudio sobre las conexiones entre teléfonos móviles y sus accesorios. En 1998, cinco compañías (Ericsson, Nokia, IBM, Toshiba e Intel) formaron el Special Interest Group (SIG): dos de ellas líderes en el sector de telefonía móvil, otras dos en el sector de ordenadores portátiles y otra más en el sector de procesamiento de señales digitales. Así nació la tecnología Bluetooth, que terminó siendo una realidad presente en millones de móviles y portátiles.

El nombre se lo dieron en honor al rey danés Harald Dienteazul (Blatand, Bluetooth), que fue reconocido por su capacidad de ayudar a la gente a comunicarse y unió Dinamarca y parte de Noruega, de forma similar a cómo la tecnología con su apodo ha unido los mundos de los ordenadores, las telecomunicaciones y otros dispositivos. El símbolo de esta tecnología es la unión de las runas Hagall y Berkana (H y B), iniciales del rey.
Una moderna piedra rúnica fue erigida en su honor en las oficinas centrales de la compañía Ericsson, en Lund (Suecia), tomando como modelo la piedra de Jelling, erigida a su vez por el propio Harald Dienteazul, en la que puede verse al rey con un portátil y un móvil en las manos, rodeado de un texto rúnico (en sueco).

La invención del Bluetooth le fue reconocida en los años 90 al ingeniero Jaap Haartsen, fabricante sueco de teléfonos móviles Ericsson. La empresa donó la tecnología, libre de derechos de autor, para crear así un gran mercado para el sustituto del cable
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...